Blog MAQUILLAJE

¿SON BUENOS LOS PRODUCTOS DE VENTA POR CATÁLOGO?

Cuantas veces no he oído esa pregunta!!!  La verdad es que rara vez me caso con alguna marca de cosmetología por completo (esto lo he repetido en millonésimas ocasiones en charlas y conversaciones con conocidos y amigas del Estudio) he estado en grandes casas de cosmética que tienen los tres ejes de atención de belleza: perfume, tratamiento de piel y maquillaje, y en más de algún producto fallan.

De MAC adoro las sombras y productos polvo, pero sus labiales no me convencen y sus máscaras de pestañas no sostienen la curvatura por horas. Lancome es sublime en tratamientos faciales y corporales, y alguno que otro producto de maquillaje, pero no es para uso profesional, sus duraciones en piel no van más allá de unas horas y bajo poca presión de ambiente. Clinique no es agradable para la piel, muchos de sus productos tienen tanto alcohol que arden demasiado. Y así, podría estar horas escribiendo de cualidades y defectos.catalogo2

¿Y que pasa con los productos por catálogo? ¿AVON, Oriflame, EBEL, Esika y muchos otros? Tengo conocidas y ex alumnas que me han contado sus experiencias y muchas de ellas están felices con el acabado en maquillaje o los avances con sus tratamientos en crema, los aromas de sus fragancias y todo adquirido en la comodidad de su hogar y hasta en cuotas. No tengo nada que decir de las marcas de venta por catálogo, pero seamos realistas, la verdadera pregunta es: ¿tendrá la misma calidad y duración si comparamos un producto de catálogo contra Chanel por ejemplo? La respuesta es simple: comparar un producto de catálogo con uno de gran casa de cosmética no hará más que desanimarlas, a pesar de que AVON, por citar sólo una marca, es un monstruo en el mercado de la cosmética mundial no puede invertir en su línea de belleza materia prima innovadora y que muestre un desafío contra un producto de lujo. En tratamiento para piel, un producto de lujo demora un tercio (y si no es que menos) del tiempo que tarda su hermano de catálogo; en fragancias no podemos comparar: un perfume de lujo contiene una cantidad de esencia natural que en un frasco de su competencia no podrá igualar por su bajo precio. ¿Y en maquillaje? Es inevitable: la venta por catálogo tiene una duración y acabado que no se puede nivelar a una casa profesional, eso sin contar que puede contener materia prima que, sin ser necesariamente alernógena, puede derivar en costos para su piel.

Si el tema es costo, es simple: un producto de venta por catálogo deben retocarlo tantas veces que esos $4.000 pesos desaparecerán mucho antes de lo que creen; un producto de lujo tiene un costo desde los $15.000 pero ¿cuantos meses durará? tantos que ni recordarán.

Les sugiero comprar, comparar y luego fidelizarse a una marca, porque como dice el dicho: “Lo barato puede costar caro”

You Might Also Like

No Comments

Leave a Reply


Este sitio usa MATA-HOYGAN para eliminar el Lenguaje HOYGAN y Censurar el Lenguaje Obsceno.