MAQUILLAJE Sin categoría

A LAVAR ESAS BROCHAS… POR FAVOR!!!

lavar-brochas

Basta una pequeña mirada en su set de pinceles (o ver la única brocha que tienen en el cosmetiquero), para notar un montón de pelos sucios, con maquillaje quizás de cuando, inclusive con mal olor. Ahí viene mi cara de espanto condimentada con una pizca de asco y la siguiente pregunta: “¿Ésta es tu brocha?” A lo que responden: “Ay… ¡no sabía que se podían lavar!”

Luego de botarles el ondulador de pestañas, revisar las fechas de vencimiento de los cosméticos y escribir juntos un listado de productos necesarios para maquillaje, viene ese momento que tanto me gusta con mis alumnas: ¡revisar la brocha que se ve al fondo del estuche! Y que por lo general hay que botar, ya que pocas veces se encuentra en buen estado. Son pocas, las que la guardan aparte, en un lugar especial, lo que demuestra un cuidado de lavado y desinfección.

Entonces, a la gran pregunta: “¿Se lavan?”, les digo sin titubear: “Sí, obvio”.

Hay dos tipos de mujeres:

  1. Las chicas de maquillaje social, es decir, poco habitual: aquellas mujeres que ocupan los mismos colores y tonos a diario, o que incluso, a veces ni siquiera se maquillan. Si estás en esta lista, entonces con un lavado de tus brochas cada tres o cinco días, basta.
  2. Las chicas glam de maquillaje diario: el lavado en este caso debe ser muy regular, ya que cambian de tonos y colores muy seguido, incluso entre el día y la noche. Ellas deberían lavar sus pinceles a diario, o día por medio al menos.

Entonces, ¡a lavar!

Deben tener a mano: toalla de papel, agua tibia y jabón adecuado, que idealmente deber ser un desinfectante profesional o para lavado de brochas. Si compran fuera del país encontrarán en varias marcas: Estee Lauder, MAC, NYX, Make Up Forever, Clinique, Bobbi Brown y otros. Usualmente son rotulados como Brush Cleanser y, por lo general, son de color rosado.

Pero como en Chile no hay muchas opciones, asumiremos que no tienen el desinfectante a mano, por lo que pueden optar por un método simple, económico y que prolongará la vida útil de sus queridas amigas:

  1. Humedézcanlas bajo el chorro de agua tibia de su lavamanos, siempre con los pelos hacia abajo. Preocúpense eso sí, que logre mojarse por dentro también, ya que esas fibras, a veces, quedan secas.
  2. Tomen un par de gotas de champú neutro para bebés y hagan espuma en la fibra de la brocha cuidando no tocar la férula (pieza de metal que presiona los pelitos).
  3. Enjuaguen con abundante agua limpia.
  4. Retiren el exceso de agua con toalla de papel, siempre hacia abajo, escurriendo.
  5. Déjenlas secar en forma horizontal. Lo ideal es que el mango quede en la mesa y las fibras en el aire para que se sequen con su forma original.
  6. Tiempos de secado: en verano 12 horas, en invierno 24 horas.

Deben recordar además dos cosas: la primera es que la duración de sus herramientas es muy prolongada si las cuidan: las brochas de mango corto duran aproximadamente de dos a cuatro años; y las de mango largo hasta diez años. ¿Por qué esta diferenciación? Simple, el largo del mango tiene relación con el tipo de usuaria: las primeras (cortas) son para usuaria básica, y las segundas para maquilladores, lo que no quita que puedas usar cualquiera y ¡disfrutarla!

Y como segunda cosa, es que estas “joyas” del maquillaje son de un costo algo elevado, por ende, véanlas como una inversión a largo plazo y cuídenlas como tal.

Mauro González – Asesor Imagen / Makeup Artist / www.maquillador.cl / www.maquillajestudio.cl / www.princesadecuentos.cl

 

You Might Also Like

No Comments

Leave a Reply